Y lo bueno fue...

 

Como ya viene siendo tradicional, una vez al año me gusta echar la vista atrás con ojos positivos y poner en valor todo lo bueno que me ha sucedido.

Decía el año pasado que quería poner mi grano de arena para construir un mundo mejor y aunque aparentemente no hemos mejorado mucho, es increíble la cantidad de gente comprometida para que caminemos en la dirección correcta. Me siento afortunada de haber iniciado este camino.